Hotel Rural Torreblanca

Todos los secretos de nuestra cocina

Un paseo por la gastronomía italiana

Es sorprendente la diversidad en la cocina de una región a otra de Italia. Incluso cuando los platos llevan los mismos nombres, a menudo se preparan de diferentes maneras. Los risottos, la pizza, la focaccia, el osso buco alla milanese, o la pasta carbonara son algunas de las especialidades que todos conocemos, pero no acaba ahí la cosa.

Las regiones italianas pueden estar a pocos kilómetros de distancia, pero los italianos siempre insistirán en que lo que se cocina en su casa es mejor que los de su alrededor. este orgullo de su gastronomía y de su cocina les hace ser cada vez mejores.

Un paseo por la gastronomía italiana

Históricamente, el aceite de oliva ha sido la grasa dominante con la que se cocinaban todas las comidas en la zona meridional, mientras que la mantequilla era usada más al norte. Pero debido a la popularidad de la dieta mediterránea, el aceite de oliva se ha impuesto frente a la mantequilla.

Hay áreas en el norte de Italia donde el arroz y la polenta son los almidones básicos. La pasta está presente por todo el país, pero la pasta seca de trigo, generalmente se encuentran hacia el sur, mientras que la pasta fresca, hecha con harina y huevos, es más popular en la cocina regional italiana norteña. Muchas de estas pastas frescas se envuelven alrededor de sabrosos rellenos para hacer raviolis o tortellini.

Otra comida regional italiana difundida por todo el país es el pan. Hay tantos estilos diferentes de pan como ciudades. Aderezado con aceite de oliva y ajo y a la parrilla, o utilizado en otras recetas como la panzanella (ensalada de pan) o la ribollita. Alto Adige utiliza harina de centeno para hacer bauernbrot, un pan denso servido con un prosciutto regional llamado speck. Turín sirve palitos de pan crujiente conocidos como grissini y Sardinia hace un pan quebradizo fino llamado carta da musica.

Los embutidos tienen su cabida también, y se fabrican artesanalmente con carnes de cerdo. Los cortes enteros de carne de cerdo se utilizan para la fabricación de jamones y jamón serrano, y la carne picada se utiliza para muchas variedades de embutidos, como la mortífera rellena de pistachos de Bolonia.

Italia produce más de 450 tipos de queso, muchos de los cuales se exportan internacionalmente. El Parmigiano Reggiano es el más popular y el que se utiliza en más platos. Los lugareños prefieren comerlo con las manos, a veces con fruta y vino.

Los turistas a menudo se maravillan con la variedad de postres. Emilia-Romaña es conocida por sus postres de frutas frescas, como las tartas de manzana. Sicilia se especializa en postres de requesón y mazapán. La cocina Toscana cuece al horno sus postres, que incluyen nueces y frutas. En Lombardia cuecen al horno la torta sbrisulona.

Además de su diversidad, lo que todas las regiones tienen en común es una devoción por los ingredientes de alta calidad. Cada sabor brilla a través de la simplicidad. La mayoría de las recetas son muy sencillas de preparar, y por eso es tan popular.

Su gastronomía está presente a diario en nuestra casa, y hay una página web dedicada a recetas de osobuco con la que poder descubrir nuevas recetas italianas.

La pizza, el plato italiano más internacional

No hay muchas naciones que puedan decir que su plato nacional se ha convertido en un fenómeno internacional. Pero Italia si puede. La pizza es famosa en todo el mundo.

En Italia la pizza tiene dos categorías: la pizza italiana y la del resto del mundo. Puede parecer una tontería teniendo en cuenta los ingredientes básicos, pero el sabor de una auténtica pizza italiana, es diferente a las demás.

La palabra "pizza" se piensa que viene de la palabra latina "pinsa" que significa pan plano (aunque hay muchos debates sobre el origen de la palabra).

En la edad media, el campesinado de la época tenia pocos ingredientes, y sólo podían producir la masa de la pizza moderna, cubierta con aceite de oliva y hierbas aromáticas. La introducción de los búfalos de agua de la India, dio a la pizza otra dimensión con la producción de queso mozzarella.

Aún hoy, no se puede sustituir la mozzarella de búfala fresca en ninguna pizza italiana. Aunque otros quesos se han abierto camino, (generalmente en conjunto con la mozzarella fresca), ninguna pizzería italiana utilizaría nunca queso rallado seco que utiliza el resto del mundo.

La introducción de los tomates en la cocina italiana en el siglo 18 y primeros del 19, finalmente reveló la verdadera pizza italiana moderna. A pesar de que el tomate llegó a Italia allá por el año 1530, se pensaba que eran venenosos y crecieron sólo para decoración.

Sin embargo los innovadores campesinos (y probablemente muertos de hambre) de Nápoles, comenzaron a usar esta hortaliza, supuestamente mortal, en muchos de sus alimentos, incluyendo sus primeras pizzas.

Desde ese fatídico día, el mundo de la cocina italiana nunca sería la misma. Sin embargo llevó algún tiempo antes de que el resto de la sociedad aceptara el tomate en la comida.

El aumento de la popularidad de la pizza con los vendedores ambulantes, dieron paso a tiendas físicas donde la gente podía pedir una pizza personalizada con muchos ingredientes diferentes.

La popular pizza Margherita debe su nombre a la Reina Margherita de Italia quien en 1889 visitó a la pizzería Brandi en Nápoles. El Pizzaiolo (pizzero) de guardia ese día, Rafaele Esposito, creó una pizza para la Reina que contenía los tres colores de la bandera italiana: el rojo del tomate, el blanco de la mozzarella y el verde de la albahaca fresca.

La pizza napolitana se había extendido ya por toda Italia y cada región comenzó a crear sus propias versiones basadas en la regla culinaria italiana de utilizar sólo ingredientes locales frescos.

La pizza de una pizzería es reconocida por su forma redonda, hecha por encargo y siempre cocinada en un horno de leña. Pero también puede hacerse en casa desde cero, ya que cualquiera puede hacer la masa en casa, añadirle sus ingredientes favoritos, y hornearla en el horno (aunque no sea de leña).