Hotel Rural Torreblanca

Todos los secretos de nuestra cocina

Postres tradicionales

Aunque el postre por excelencia es el bizcocho, en todas sus variedades, como esta receta de bizcocho de naranja, hay otros muchos deliciosos postres tradicionales que disfrutamos en nuestro país.

Aquí está una pequeña muestra de ellos.

Postres tradicionales

Gachas dulces a la andaluza

Ingredientes:

  • 200 gr de harina
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • canela en polvo
  • 1 rama de canela
  • 1 cáscara de limón
  • 1,5 litros de leche
  • 100 gr de azúcar

En un cazo, ponemos a hervir la leche con una rama de canela y la cáscara de un limón hasta que llegue a ebullición. Apagamos el fuego y dejamos que enfríe la leche.

En una sartén a fuego medio, tostamos la harina ligeramente. Añadimos el azúcar a la leche, y cuando esté bien disuelta, lo añadimos todo, poco a poco, con la harina.

Cuando las gachas estén bien consistentes y espesas, espolvoreamos la canela en polvo por encima.

Arroz con leche

Ingredientes:

  • 2 litros de leche
  • 125 gr de azúcar
  • 2 huevos
  • 100 gr de arroz
  • 50 gr de mantequilla
  • 1 limón
  • canela en rama y en polvo

En una cazuela, ponemos a calentar un litro y medio de leche a fuego medio junto con una rama de canela y la corteza de limón. Antes de que llegue a hervir, añadimos el arroz y bajamos la temperatura para que cueza a fuego lento durante 40 minutos, teniendo la precaución de removerlo de vez en cuando para que no se pegue.

A medida que se va espesando, se va añadiendo el medio litro de leche restante junto con la mantequilla y el azúcar, y lo dejamos cocer 10 minutos más, removiéndolo de vez en cuando.

Lo retiramos del fuego, y añadimos 2 yemas. Lo mezclamos bien y servimos el arroz en una fuente plana, en la que se sirve templado o frío con canela molida por encima.

Buñuelos fritos con miel

Ingredientes:

  • 100 gr de mantequilla
  • 300 gr de harina
  • 500 ml de agua
  • 4 huevos
  • 4 cucharadas de azúcar
  • Abundante aceite de girasol
  • Una pizca de sal
  • Miel, al gusto

Ponemos el agua a hervir junto con la sal y la mantequilla en una cazuela. Dejamos que hierva y lo retiramos del fuego rápidamente. Seguidamente añadimos la harina de un golpe y lo mezclamos con unas varillas enérgicamente mientras que lo volvemos a poner al fuego.

Cuando la masa esté homogénea, lo retiramos del fuego y dejamos que enfríe un poco antes de añadir los huevos de uno a uno. A continuación, agregamos el azúcar y lo mezclamos bien.

Preparamos una sartén con abundante aceite, y lo ponemos a calentar. Cuando esté bien caliente, cogemos un trozo de masa con una cuchara y lo dejamos caer sobre el aceite caliente.

Dejamos que se frían hasta que estén dorados. Después, los sacamos a un plato con papel de cocina para que eliminen el exceso. Hacemos lo mismo hasta acabar con la masa.

Ponemos los buñuelos en un plato y vertemos la miel por encima.