Hotel Rural Torreblanca

Todos los secretos de nuestra cocina

La importancia de los postres caseros

Comer no solo es una de las necesidades básicas que tenemos, también forma una parte muy importante de nuestra cultura e historia. La comida tiene una gran importancia para nuestra sociedad, trata de sentimientos, hábitos, salud, dinero, etc.

La comida no es la única razón por la que vamos a los restaurantes. Lo hacemos para compartir lugares, sentimientos y palabras con los demás. Compartir una comida tiene un significado para la gente.

La importancia de los postres caseros

El alimento nos deleita. Nos transporta a otros lugares, épocas y situaciones. Está presente en los momentos buenos y malos, y nos genera sentimientos. Un dulce, por ejemplo, es algo que nos hace felices. Sin pensar en que es un mal hábito o que has comido demasiados, está claro que todos nos sentimos mejor después de comer un trozo de pastel.

Pero un postre puede estar elaborado con ingredientes de buena calidad y hecho con amor, o puede ser un dulce procesado con kilos de azúcar y un sabor muy artificial. Son muchos restaurantes los que ofrecen a sus clientes este tipo de postres, y son muchos los clientes que pagan dinero por ellos.

Si voy a un restaurante en el que quiero comer bien, estoy compartiendo buenos momentos con la gente que quiero, ¿Por qué tengo que comer un dulce congelado y procesado para terminar una buena velada? No es un buen final, ni es lo que quiero.

Por eso, en el restaurante de nuestro hotel rural, siempre vas a encontrar postres caseros, elaborados por nuestro pastelero.

Si quiero comer postres congelados y artificiales, los compraré en un supermercado, pero si quiero comer bien y disfrutar de un postre casero, iré a una panadería artesanal o a un restaurante, donde se supone que tienen que elaborar ellos mismos los postres.

¿Por qué muchos restaurantes recurren a este tipo de postres artificiales? Porque un pastelero profesional y cualificado no es barato. Por eso los dulces caseros tienen un precio más alto, porque los ingredientes son de mejor calidad y están elaborados al momento.

Pero, ¿no pagarías 7 euros por un trozo de tarta casera, en vez de 4 euros por una artificial? Una tarta lleva mucho trabajo y mucho tiempo, y eso se paga.

En nuestro restaurante encontrarás bizcochos y magdalenas caseras para desayunar, así como también tartas y postres caseros elaborados ese día, para después de comer o cenar. Cada tarta, bizcocho o magdalena es diferente y tiene una forma y sabor diferente, porque no se hacen en moldes iguales. Lo que si garantizamos es su delicioso sabor.